2/07/2010

QUIERO SER GATO

Conozco a un hombre que como trabaja tanto tiene una casa muy grande y bonita. Acogedora la casa, con tres suntuosas salas. El hombre, como trabaja tanto, no tiene tiempo para sentarse en ninguna de las salas. La muchacha que va a hacer el aseo desearía tener una casa así, con tres salas. A veces se sienta en uno de los cómodos sofás a descansar, pero no lo disfruta. Piensa todo el tiempo: “si yo tuviera un sofá como éste”… Y no lo disfruta porque sabe que no es suyo y que llegará a su casa a sentarse en una incómoda banca de madera. Conozco también a un hombre que no trabaja y no tiene donde sentarse; le gustaría trabajar para tener un cómodo sofá. Conozco a otro que trabaja solo medio tiempo y se puede sentar, pero como no trabaja tanto su sofá es muy incómodo: quiere trabajar más para poder tener un mejor sofá. En la fábrica de sofás está prohibido sentarse. Yo he visto a un gato durmiendo cómodamente en su sofá.
2006

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario

UA-57875486-7