8/12/2017

Bordados Animados

Hace años, en una de esas navegaciones mías en la web, conocí el trabajo de Emily Barletta, una artista neoyorkina que borda, sus bordados en papel inspiraron el cuento Mi madre compró una obra de arte y la animación Bordados animados: Una colaboración entre Emily Barletta y Camila García, que pueden ver acá en mi página web. Pasó mucho tiempo desde que tuve la idea de la animación hasta que la hice realidad, por fortuna me impongo terminar lo que empiezo. La demora se debió a que tuve que abandonar el trabajo muchas veces y cada vez que lo retomaba quería corregir algo de lo ya hecho o ya no me gustaba y decidía rehacerlo o se me ocurría experimentar algo más. Los tiempos de ejecución de la animación cuadro a cuadro pueden ser bastante largos, se trata de un trabajo delicado y lento. Las interrupciones son letales, los viajes le sientan muy mal a estos proyectos, los resienten, pero a mí me gusta viajar y sigo cediendo a la tentación de vez en cuando, cosa que en parte me martiriza, pues siempre estoy pensando en la idea inconclusa que tengo allá encerrada en mi estudio, diciéndome que es preciso terminar lo que se empieza, temiendo que no me alcance la existencia para materializar todas las ideas que tengo de animaciones, cuentos, imágenes y demás. Acá unos fragmentos de la animación.




6/02/2017

Estudio previo de una idea en mente

Intervine un fotograma de Entusiasmo sinfonía del Donbass de Dziga Vertov. Se dijo de Vertov que era demasiado lírico, en mi opinión ese lirismo, la experimentación y el ritmo de la película, su tempo, son los que la hacen tan bella, en el enlace de arriba se enterarán de la carga política de la película, de su historia y contexto, de su importancia en la historia del cine ruso, yo como siempre me fijé solo en la parte estética que es lo que a mi me interesa del arte. La parte de la fábrica de carbón es la más bella y me recordó una de las trágicas noticias de estos días: que Trump ha decretado el fin de la guerra contra el carbón.

Quisiera hacer una animación más larga, pero debido a mi dificultad para culminar proyectos de largo aliento me contento por ahora con un par de gifs, que comparto en mi blog para no perder de vista esta idea que es una de las tantas que tengo en mi lista de espera. Es difícil llevar a cabo los proyectos creativos de mayor extensión porque, además de que una parte considerable de mi tiempo se va en el trabajo y en los oficios cotidianos de supervivencia, la vida está llena de interrupciones y el ánimo lleno de altibajos. El mood creativo es un cóctel de proporciones precisas, cualquier desbarajuste lo arruina. No se trata tanto de encontrar la receta como de mantener andando el delicado mecanismo del ánimo creador, la rutina. La vida del artista no es más que una lucha constante por defender una rutina que le permita crear algo, una lucha constante por el control de su vida.

5/18/2017

Flor de borrachero












Felting

Hacía rato quería aprender a hacer felting, así es que aproveché mi viaje a México y traje unas lanas especiales, apenas llevo estos dos gatos, pero me parece que no me queda un poco de tiempo libre para hacer más animales.



5/17/2017

Animar movimientos sugeridos

Navegando por ahí tuve la suerte de encontrarme con Covers de Henning M.Lederer. Una de las razones por las que esta animación me cautivó es que, tanto Henning como yo, partimos del mismo principio: animar movimientos sugeridos por objetos inanimados. Juzguen ustedes:





Más sobre animación aquí.

5/04/2017

San Bernardo de los vientos


Tu hermano que te quiere mucho


Querida hermana:
Te escribo desde un pueblo periférico, en los extramuros. En mi constante e infatigable labor de espionaje que consiste, como bien sabes, en observar sin ser observado, tuve la fortuna de encontrar una urbanización en la que todos sus habitantes se van a las siete de la mañana y regresan a las ocho de la noche, tamaña coincidencia pensarás, lo que pasa es que todos trabajan en la misma fábrica, la fábrica les da esas casas. Por si fuera poco queda muy cerca de aquí, creo haberte comentado en mi última carta que encontré una casa sola, a juzgar por lo que he visto la habita una mujer; por un papel que entreví en la basura y que por supuesto saqué de inmediato, se que está fuera del país, en México, tiene el tiquete de regreso para dentro de tres meses. A veces viene alguien en el día, recoge los recibos de los servicios públicos si ya llegaron, riega las matas y se va, no sé nunca cuándo va a venir y debo estar en alerta permanente, dispuesto a esconderme en el momento menos pensado y cuidándome de no dejar huellas de mi presencia.
Ahora ese problema está resuelto, duermo acá y paso el día en la urbanización, se me solucionó también el problema del mercado, tomo un poco de aquí, un poco de allá, y nadie lo nota. Escojo una casa diferente cada día, lo primero que hago al llegar es observar la disposición de los objetos a ver qué me revelan de los acontecimientos recientes, después me preparo el desayuno y me pongo a revisar las cosas de cada habitante de la casa, cuando ya lo sé todo, cuando conozco cada rincón de la casa me pongo a leer, a ver televisión o a escribirte hermana mía.
No negarás que las artes del espionaje y la invisibilidad me han llevado... siga leyendo aquí