6/29/2013

El festival internacional de cine de Barichara: Las buenas intenciones no bastan



Sin duda un festival de cine en Barichara es una magnífica idea, Barichara es un gran escenario y no todos los festivales tienen la fortuna de contar con un espacio como las antiguas bodegas de la Colombiana de Tabaco, sin embargo el festival es una oda a la mediocridad, es una lástima que las buenas intenciones de sus organizadores se queden sólo en publicidad. El evento es una farsa.

Que pesar que teniendo tantos patrocinadores y el apoyo del Ministerio de Cultura y de la Gobernación sus organizadores no puedan hacer otra cosa que sepultar el festival, ¿no hay en Santander gente profesional que pueda organizar un evento de esta magnitud y no se quede sólo en publicidad y grandes ambiciones? Muy buena su intención de traer cultura a Barichara, pero subestiman al público de un modo vergonzoso. El público de Barichara es gente que ha tenido acceso a  la cultura y los que no lo han tenido no son tan ciegos para no notar las fallas. Pero para que no se crea que hablo sin razones voy a explicar en qué consisten esas fallas, basada en la información que me dio una de las organizadoras y en lo que he visto yo en estos días.

Todos los eventos tienen imprevistos, me dijo la organizadora, es cierto, pero algunos de esos imprevistos no tienen presentación, no hay cómo justificarlos sin avergonzarse. El primero de ellos tiene que ver con la programación, imprimieron programas, pero son ficticios, pues cuando uno va al festival se encuentra con que no van a proyectar lo que dice en el programa, lo que pasa es que imprimimos mal los programas, me dijo la organizadora cuando le pregunté por el taller de animación, usted sabe que en todos los eventos hay imprevistos. Como el taller no era el día que decía en el programa, fui el día que me dijeron que era, el sábado a las nueve de la mañana, eran las diez y cuarto y no empezaba, es que están en un desayuno y llegó la prensa, entonces es mejor que se queden allá porque les están tomando fotos, pero esperen que no demoran, por ahí en cuarenta minutos empieza.

El día de la inauguración estaba programado presentar un documental sobre Mariana Abramovic, pero resulta que el lector de DVD no leyó el dvd, en palabras de una de las organizadoras: Usted sabe que no todos los lectores leen todos los dvds, entonces tocó presentar otra, pero hoy ya encontramos un lector que sí lo lee, o sea que ahora sí la vamos a presentar, todos los eventos tienen imprevistos, por ejemplo las películas de Cuba, el país invitado, no alcanzaron a llegar, pero encontramos aquí en Barichara a una persona de Cuba que tenía unas películas y nos las prestó y pasamos esas. Además un invitado nos canceló a última hora porque se le presentó una oportunidad laboral, todos los eventos tienen imprevistos.

Cuando le pregunté sobre el éxito del festival y la asistencia de la gente, me dijo: Pues la asistencia ha sido un éxito porque las películas que se presentan aquí no son comerciales, son hechas con las uñas, esas películas son un ladrillo para ellos, ellos no las entienden, entonces ver diez personas viendo una película de esas, es un éxito.
Subestiman al público.

La gente de Barichara quiere ver cine, hay gente que ha venido del campo a ver las películas del festival, pero el sonido es tan, pero tan malo, que terminan saliéndose. He ido a mejores festivales, hechos con menos de la cuarta parte del presupuesto de este. Cómo es posible que no contraten ingenieros de sonido profesionales y que la gente se vaya desilusionada porque no se entiende nada, pues no entienden las películas, no porque no sean comerciales, como dijo una de las organizadoras, que además es mentira, pues la mayoría son películas comerciales, sino porque el sonido es muy malo.
Todos los eventos tienen imprevistos, me repite ella, este año no se iba a hacer el festival, pero el Ministerio llamó y dijo que sí daba la plata, que no se podía dejar morir el festival, que había que hacerlo en estas fechas, entonces no tuvimos sino un mes para hacer todo lo que ven aquí.

Las cosas se hacen bien o no se hacen, salieron con un chorro de babas. Es una falta de respeto con la gente que estaba realmente ilusionada, la gente de Barichara quiere ver cine y quiere actividades culturales, pero bien hechas, más aún si son financiadas con dineros públicos. Para terminar mencionaré tan sólo uno más de los imprevistos de este festival, más que un imprevisto, un descalabro: los spots.

1 comentario:

  1. la desfachatez es tan colombiana como el aguardiente. es una lástima que tantos hayan perdido el tiempo.

    ResponderEliminar

Escribe tu comentario

UA-57875486-7